Un apartamento en el barrio La Cabrera en Bogotá que le rinde homenaje a la calidez y la sobriedad
Con una división clara entre zonas sociales y privadas, la arquitectura e interiorismo de este apartamento en Bogotá potencian el ingreso de la luz natural para crear espacios llenos de vida.

Ubicada en el barrio La Cabrera, norte de Bogotá, esta vivienda rinde homenaje a la calidez de los materiales y a la iluminación. La arquitectura del edificio estuvo a cargo de la firma inglesa Bogle Architects, y el diseño interior de las colombianas Octubre Arquitectura –Guillermo Arias– y Muebles&Co –Alejandro Sarasti–. El constructor, Nicolás Manrique, describe el proyecto para entender los conceptos clave: “El elemento alrededor del cual giró el diseño de los apartamentos fue la luz. En este sentido tomamos varias decisiones, como incluir ventanas piso-techo, que no solo permiten el paso del sol, sino que se conectan con terrazas ajardinadas”. 


Buena parte del mobiliario fue recuperada o adaptada a la estética del apartamento.

A este apartamento se ingresa por un vestíbulo que divide el área social de la privada. El ala izquierda la conforman tres habitaciones con baño y una sala de televisión; la derecha está compuesta por sala, comedor, cocina y patio de ropas. Se trata de una distribución tan funcional como versátil, en cuyo recorrido se diferencian unas zonas activas o “públicas” de otras más íntimas.


A este apartamento se ingresa a través de un vestíbulo alargado, que separa las zonas privadas de las sociales.

Conservaron solo los muros necesarios para limitar cada una de las estancias y aprovechar el área disponible. Para ello escogieron puertas correderas en lugar de batientes. “Esta idea proviene de la arquitectura japonesa, en la que los espacios se integran o separan mediante planos verticales móviles. La cocina, por ejemplo, se abre al comedor por medio de una serie de paneles de madera deslizantes, que permiten que uno y otro se complementen de acuerdo con las necesidades de cada momento”, agrega Manrique.


El comedor y la cocina se dividen mediante paneles móviles, lo que permite una mayor versatilidad y fluidez espacial

La cocina de este apartamento es modular para adaptarse a las necesidades de sus propietarios.

El minimalismo, uno de los conceptos que define la arquitectura nipona, se expresa en los materiales desnudos o a la vista; los decorados y las molduras rococó se consideran superfluos. En Octava, las columnas de texturas cementosas y los muros blancos contrastan con las vidrieras de los ventanales, y las formas simples se combinan con una materialidad honesta para crear una atmósfera minimalista, pero a la vez cálida. “Una de las grandes ventajas que ofrece el proyecto es la posibilidad de escoger los acabados de la mano con la constructora y el arquitecto interiorista.


Los acabados del piso y las zonas húmedas son el resultado de un trabajo conjunto entre propietarios y arquitectos.

El edificio cuenta con certificación LEED, gracias al buen manejo de los recursos –en particular de las aguas lluvias.

Los guiamos en la selección del piso y los enchapes de las zonas húmedas, con la finalidad de que el apartamento refleje la personalidad de quien lo habita”. El mobiliario dialoga tanto con el espacio como con los materiales. Las formas clásicas y los colores neutros hacen que el ambiente sea apacible y ponga valor a la importancia de que la vivienda sea un refugio cálido y personal. “Restauramos varios muebles, como las poltronas de la sala estilo art déco, a las que les renovamos el tapizado y la madera. También  elaboramos varias piezas que se articulan de manera fluida con los modelos existentes”, comenta Alejandro Sarasti. Entre tanto, los objetos decorativos y las obras de arte fueron escogidos por los propietarios.

El arte, en su mayoría contemporáneo, fue seleccionado por los propietarios.

El hilo conductor de esta vivienda no es otro que la mimesis del pasado y el presente: piezas de mobiliario clásicas combinadas con una materialidad contemporánea –concreto a la vista, paneles de madera y mármol, entre otros–, que destilan vanguardia, pero al mismo tiempo se anclan a los modelos clásicos atemporales.

El revestimiento de las paredes también forma parte integral de la decoración.

 

Fuente: revistaaxxis.com.co

Visionarios

Construcción / Promoción

Octubre Arquitectura

Arquitectura de Interior

Diseño General

Visionarios
Construcción
/ Promoción

Octubre Arquitectura
Arquitectura de Interior

Diseño General

www.octavaapartamentos.com
Abrir chat